Relacionados

Eventos

El artista zaragozano Luis Zarápolis vuelve a los escenarios de la capital aragonesa con más fuerza que nunca. Con dos discos de estudio a sus espaldas y decenas de colaboraciones renace bajo el nombre de “Luis Zarápolis y Los Condenados”. Este nuevo proyecto es algo más que una banda al uso, es algo tan personal como comercial, ya que en él escucharemos sus nuevos temas originales entremezclados con alguna versión de sus artistas más referentes. Sonarán Más Birras, Niños de Brasil o el propio Enrique Bunbury en una voz con una personalidad propia. El próximo día 29 de junio, a las 21:30 horas, en Le Petit Coin, se celebrará un nuevo concierto, el primero de muchos. Con entrada libre y bajo la premisa de una fiesta entre amigos, Luis Zarápolis contará con la colaboración de artistas zaragozanos, los cuales se harán pasar por “sus condenados” durante una noche.

El Artista de la Calle: Tras dos discos en el mercado y varias colaboraciones con banda propia, ¿de dónde surge la idea de este nuevo proyecto llamado Luis Zarápolis y Los Condenados?

Luis Zarápolis: Este es un proyecto que nace a la par de la grabación del segundo disco de Zarápolis pero por problemas varios, laborales, familiares, falta de tiempo, etc... nunca pude llevar a cabo. Lo cierto es que es mi proyecto más personal, desnudo, sin capa alguna y con "Uñas de polipiel" como carta de presentación donde dejo claro que mis principios de tiempo atrás, no son ni volverán a ser los mismos en la actualidad.

EADLC: El próximo 29 de junio, en “Le Petit Coin” celebras un concierto con un aire nuevo y varios invitados de la escena musico-local, ¿a quién podremos ver sobre el escenario?

LZ: No quiero desvelar el elenco de invitados pero, más allá de la lista definitiva así como la repercusión de cada uno, les une a todos que son grandes amigos y artistas a los cuales admiro. Se ha filtrado el nombre de Chenchu Guzmán, pero habrá más, casi todos repasando a medias clásicos de bandas locales y nacionales como Más Birras, Mikel Erentxun o Los Ronaldos, entre otros.

EADLC: Además de temas propios has incorporado versiones de otros artistas a tu repertorio, ¿cuál es el motivo?

L.Z: Este es un proyecto bicéfalo, tiene dos direcciones muy claras, por un lado un repertorio propio con el destino de ser grabado en un futuro disco para el cual estoy recomponiendo temas de casi treinta años que creo deben tener una segunda oportunidad y por otro lado está la necesidad de pasarlo bien, demostrando a la gente que adaptar clásicos locales y nacionales desde la perspectiva de la banda, haciendo las canciones como nuestras, se puede dar una nueva visión y ver que el nuevo revestimiento es igual de interesante que el original.

EADLC: Echando la vista atrás vemos que has formado parte de la escena musical aragonesa, ¿con qué época de tu vida te quedas?

L.Z: Los noventa fueron una década de aprendizaje, los años de la década doble cero fueron de un salto a lo profesional con "Parasiempre" y el primer disco, así como conciertos de Zarápolis, la década del diez fue un absoluto desastre, además de auto apartarme de los escenarios desde hace cinco años, salvo puntuales colaboraciones en los eventos organizados por la Asociación de escritores aragoneses. Sin duda como persona asidua a conciertos me quedo con los últimos años ochenta y con los primeros de los noventa. ¿Encima de un escenario?, todos los conciertos han sido importantes, ya que he disfrutado de todos mis compañeros, de todas las bandas, desde Vienna hasta Zarápolis, pero me quedo con lo antes comentado, "Parasiempre" y sobretodo la grabación y directo del primer cd de Zarápolis.

EADLC: ¿Cómo ves el panorama musical aragonés?

L.Z: No somos conscientes del valor que tienen nuestras bandas y mucho menos de como somos considerados fuera de Aragón. Ya lo dijo en su día Labordeta, mejor nos iría si nos quisiéramos más. Aragón en general, pero sobretodo Zaragoza, lleva dando grandes nombres desde los años sesenta. Cierto es que la década de los ochenta marca un sonido especial que daba un punto común entre bandas tan dispares en un principio como Pedro Botero o Ferrobos, por nombrar dos bandas. El tiempo ha demostrado que en la lista de ventas hemos dominado con bandas como Héroes del Silencio, Amaral o Violadores del verso, sin tener un nexo común que no sea la ciudad de Zaragoza, pero no creo que sean representativas de lo que en verdad ocurre en nuestra ciudad. De siempre, pero ahora es muy fácil verlo en las calles, en las plazas y en los conciertos. Hemos tenido propuestas excelentes que no pasarán de unos años de empeño e ilusión y ahí acaba el viaje, salvo para los antiguos como yo, que por lo que sea, necesitamos contar nuestra vida en forma de canción. 

EADLC: Volviendo a tus conciertos, ¿cómo preparas cualquiera de ellos?

L.Z: Centrándonos en la actualidad y sobretodo con Los Condenados de fondo, la preparación es clara. Nada de ensayos. Los ensayos desmesurados son como los polvos en la cama, están sobrevalorados. Si tú disfrutas, yo también.

Si me centro en la perfección ni disfrutas tú ni lo hago yo, además de ser muy aburrido.

EADLC: Luis Zarápolis y Los Condenados es tu proyecto más personal, pero vemos que no es una banda al uso, sino que te rodeas cada vez de artistas diferentes para cada ocasión, ¿de dónde surge esta idea?

L.Z: Surge de la necesidad de dar voz a canciones de antaño, que no vivieron esta época de internét y redes sociales y temas más recientes que se les debe dar, a ambas, lo que demandan, a saber. Los Condenados es un colectivo con Fran Lahoz a la percusión y batería y Alberto Guallar a la guitarra como núcleo central, pero dentro del disco, así como en los conciertos, tendremos amigos, sobretodo eso, amigos,

que además son músicos que han de aportar su grano de arena para que la canción cobre vida, para que las letras, que siempre son autobiográficas, tengan algo más de ser una mera catarsis emocional.

EADLC: Imaginamos que tienes bastantes artistas referentes en la música, pero ¿cuál es ese disco o canción que no puedes dejar de escuchar?

L.Z: Ostras, una canción o una sola banda es muy difícil de elegir, además de no ser justo. Últimamente estoy obsesionado con la discografía de Diego Vasallo, así como la de Reel People o el maravilloso y canalla disco de Jeff Goldblum, que seguro los puristas del jazz lo detestarán, pero a mi me encanta. Luego están los clásicos, que aunque llevan un tiempo defraudando con sus nuevas obras, siempre tiro de ellos, U2, Prince, Metallica, Bunbury, etc.

EADLC: La industria discográfica parece haber caído en picado en los últimos años y hoy en día, además de sacar un disco en formato físico, es imprescindible estar en las plataformas digitales, ¿cómo afecta esto a los artistas y melómanos?

L.Z: Artistas conozco a muy pocos. Dalí, Picaso, pocos más. Hacer una canción no es tan dificil y hacerla buena, tampoco, ahí ha de reinar la sinceridad, que sea un éxito en descargas o ventas creo que ya entran otros factores que poco tiene que ver con la composición, pero ese es un mundo que no me interesa, ni hace treinta años y ahora mucho menos. Los melómanos tenemos la suerte de tener de vuelta el vinilo y sí, sigo defendiendo el cd, las cosas como son, pero lo tenemos jodido. De todos modos los precios de los grandes conciertos, así como de los vinilos me parecen muy desmesurados, todo cambiaría sin nos vistiéramos por los pies y no por la cabeza. 

EADLC: Para concluir con la entrevista, ¿cuáles son tus metas u objetivos con este proyecto del que hemos hablado?

L.Z: Disfrutar, disfrutar y disfrutar y sobretodo rodearme de gente sana y no de egolatras que se piensan que beben de la fuente del rock wild style y en el fondo no dejan de ser personas normales que el lunes han de madrugar para ir a trabajar y sacar sus casas adelante, cosa que se les olvida a muchos, yo fui uno de ellos. 

EADLC: Desde “El Artista de la Calle” creemos en proyectos como el tuyo y ha sido un placer poder charlar contigo. Gracias por tu tiempo!! Y para todo aquel que nos lee... Quedas invitado a la fiesta!! 

 L.Z: Gracias a gente como vosotros que dais voz a aquellos que de una manera u otro estamos marginados por los capos de la información podemos dar y ofrecer nuestro credo. Gracias de corazón.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar