Relacionados

Eventos

Hoy hablamos con Paco Goyanés, fundador de la librería Cálamo, de Zaragoza. Abrió sus puertas en 1983 y desde entonces mantiene sus dos espaciosLibrería Cálamo” y “Cálamo Infantil”. Tras la pandemia su fuerte compromiso por la cultura seguirá intacto y nos volverá a recibir con los brazos abiertos, junto a la zaragozana plaza San Francisco. 

 

El Artista de la Calle: ¿Qué te impulsó a abrir las puertas de Cálamo? 

Paco Goyanés: Ganarme la vida con un oficio que intuía que me iba a gustar y por mis ganas de participar de manera activa en la vida cultural y social de Zaragoza. Pasados los años he podido confirmar que ser librero me gusta. Si no fuera así ya no tendría remedio la cosa; 37 años son unos cuantos...

EADLC: Acabamos de celebrar el día del libro desde nuestras casas, ¿cuál ha sido tu sensación al no estar en el paseo Independencia, rodeado de viandantes, compañeros y libros?

P.G: Extraña; Ha sido sin duda el "Día del Libro" más raro de la historia. Lo contaremos a nuestros nietos. Tuvo una parte hermosa, reconfortante y que nos da fuerzas para el futuro: las muchísimas llamadas y mensajes de ánimo que recibimos a lo largo de todo el día. También nos llegaron muchos pedidos, peticiones de apertura de cuenta de librería y cheques regalo comprados a través de la aplicación "Apoya Tu Librería", de la web www.todostuslibros.com, propiedad de las librerías independientes españolas.

Durante toda la jornada estuvimos presentes en nuestras redes sociales y organizamos varios encuentros online con editores y lectores. La verdad, acabamos tan cansados como si hubiéramos puesto nuestro tenderete en el paseo de la Independencia y abierto las librerías…

EADLC: ¿Cómo estás viviendo estas semanas de cuarentena? ¿Tenéis algún servicio en activo ahora mismo? ¿Qué será de Cálamo tras la pandemia? 

P.G: Con calma y sosiego, procurando dominar la ansiedad que genera la incertidumbre por un futuro que no se deja adivinar con claridad. Hemos tomado todas las medidas necesarias para garantizar la supervivencia de la librería y el mantenimiento de los puestos de trabajo. En ambos aspectos somos optimistas. Nuestra actividad comercial está totalmente parada, incluida la venta online y la entrega a domicilio. Creo que ya conocéis nuestras razones; no nos parece correcto ni sensato como se ha gestionado ese canal de venta. En todo caso respetamos todas las opiniones.

Durante este tiempo hemos mantenido de manera online nuestros cuatro clubes de lectura y de idéntica manera hemos celebrado diversos actos culturales. Y vamos a incrementar nuestra actividad a partir de ahora. Lanzamos una campaña de apoyo denominada “Abre una cuenta Cálamo de librería”que ha tenido una estupenda acogida y hemos difundido la web www.todostuslibros.com; una maravillosa y prometedora experiencia colaborativa de las librerías de nuestro país. Estamos recibiendo pedidos y tramitándolos para que se puedan recoger en el momento que reabramos nuestros espacios libreros.

En el ámbito internacional hemos seguido colaborando con el "Hay Festival" en el proyecto que organizamos conjuntamente, Talento Editorial, pensando las nuevas ediciones que se celebrarán en Querétaro (México), Arequipa (Perú) y Cartagena de Indias (Colombia) y rediseñando su web, y viendo la posibilidad de desarrollar nuevas ideas.

Y, finalmente, y como no puede ser de otra manera, estamos “repensando” nuestro oficio. En los próximos meses será complicado retomar nuestros hábitos anteriores. En todo caso no pensamos renunciar a nuestros principios; seguiremos vendiendo buenos libros y participando activamente en la vida cultural de nuestra comunidad.

EADLC: Para estos días de confinamiento, ¿en qué libros te estás refugiando para sobrellevar el encierro? 

P.G: Estoy leyendo bastante ensayo, pero también ficción. Os nombro algunos que me han gustado especialmente: Ni siquiera los muertos de Juan Gómez Bárcena (Sexto Piso Editorial), El asedio de Troya de Theodor Kallifatides (Galaxia Gutenberg), Fake. La invasión de lo falso de Miguel Albero (Espasa), Oro, petróleo y aguacates (Arpa), Dadas las circunstancias de Paco Inclán (Jekyll & Jill), etc.

EADLC: ¿Cómo crees que afectará esta crisis a la cultura y al pequeño comercio? ¿Crees que se valorarán más? 

P.G.: Está afectando y afectará a ambos. Esta crisis ataca nuestra forma concebir las relaciones y el espacio urbano, nuestra manera de vivir y hacer cultura. Espero –aunque no confió demasiado en que sea así- de que al añorarlos, al echarlos en falta, comencemos a valorarlos como se merecen.

EADLC: Llevas abierto desde 1983, ¿habías vivido alguna crisis de la que has tenido que recuperarte? 

P.G: En los últimos 40 años hemos vivido crisis económicas y políticas de gran envergadura, pero ninguna con las características de la del Covid-19.

EADLC: ¿Qué tipo de ayudas has recibido para no tener que cerrar el negocio definitivamente? 

P.G: Nunca ha pasado por nuestra cabeza cerrar, estamos seguros de que nos recuperaremos, eso sí, con mucho trabajo e imaginación. 

Hemos solicitado y conseguido un crédito ICO en buenas condiciones. En nuestro caso su tramitación ha sido rápida y sin problemas. A la vez hemos hablado con todos nuestros proveedores para garantizarles el pago de sus facturas negociando con ellos plazos e importes, siempre con buena respuesta. Con todo, la ayuda más importante ha sido el continuo apoyo y cariño de nuestros clientes y amigos: Cálamo es una comunidad, un proyecto cultural de largo recorrido que se nutre tanto del esfuerzo de los que en él trabajamos como del aprecio y la colaboración de  toda la gente que nos compra libros, asiste a presentaciones, vota en los Premios Cálamo,  sigue nuestras redes sociales, nos recomienda libros, participan en los talleres de lectura, etc.

EADLC: Desde Cálamo fuisteis los primeros en suspender el servicio a domicilio, ¿cuál fue el motivo? 

P.G:.  El 16 de marzo decíamos: “No creemos que sea conveniente ir a correos con paquetes,  entregarlos a   casas de mensajería o llevarlos con nuestra furgoneta. Conocemos a los repartidores, los vemos y saludamos todos los días: sufrimos por ellos. Además de  cobrar una miseria por las entregas que realizan -merced a la presión de los grandes operadores del comercio electrónico-,  ahora también están obligados a seguir trabajando sin medidas de seguridad merecedoras de tal nombre.

Las indicaciones de las autoridades sanitarias son claras y tajantes: hay que quedarse en casa, hay que disminuir el tráfico de personas y mercancías. A fecha de hoy seguimos pensando lo mismo. Estamos deseando abrir y nos encantaría – por su poder simbólico- que las librerías fueran los primeros comercios en hacerlo, pero siempre que se cumplan las condiciones sanitarias y conozcamos los protocolos a seguir.

EADLC: Cuando todo esto pase y volvamos a salir, ¿cómo auguras la vuelta a la “normalidad”? Y, en cuestión de ferias del libro que se han pasado en las últimas semanas... ¿hay posibilidad de algún evento para este 2020? 

P.G: La ciencia ficción no es mi género favorito, así que no me aventuro a formular ningún tipo de augurio. Nos anuncian que las concentraciones de gente estarán limitadas, con lo que es fácil pensar que este año muchos eventos sociales y culturales tendrán que ser cancelados. 

Todos los sectores económicos están posponiendo eventos para los últimos meses del año, pero no creo que haya suficientes días para celebrarlos todos. Ni tampoco público para llenarlos, público que además habrá visto mermada su capacidad adquisitiva y arrastrará todavía miedo y desconfianza social.

Creo que los que organizamos eventos culturales tenemos que intentar concentrar esfuerzos en pocos eventos para garantizar su éxito y no dispersarnos demasiado. Para el sector del libro lo más importante es que el público comprador vuelva sin temor a las librerías, algo que va a costar 

EADLC: Para concluir con la entrevista, ¿qué mensaje mandarías a la sociedad en estos momentos de crisis? ¿hay algo que hayas aprendido de esta etapa de tu vida, como empresario y como ciudadano? 

P.G: No me hagáis enviar muchos mensajes, que no es lo mío!!! Estos días me han hecho valorar más si cabe lo que siempre me ha parecido lo más importante en la vida, la amistad y el amor por los y de los tuyos. Creo que casi todos compartimos este sentimiento.

Me gustaría que conceptos como igualdad, fraternidad y libertad salieran reforzados de esta crisis, lo mismo que la importancia de mantener y dotar convenientemente a la sanidad y la educación públicas. Pero también me da mucho miedo que el populismo y el autoritarismo intenten apropiarse del dolor y la angustia social  para ocupar espacios de poder político. Ya lo están intentado de una manera miserable.

EADLC: Muchísimas gracias por tu tiempo y tus palabras, Paco!! Nos vemos a la vuelta en ese mágico lugar llamado... Cálamo!!! 

P.G: Nos vemos pronto, sí. Os estaremos esperando como siempre, con la mejor de nuestras sonrisas.

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar