Relacionados

Eventos

La bailarina Elena Gil nace en Zaragoza y, desde muy pequeña, el arte, inculcado por su familia, corre por sus venas. Comenzó a bailar como un entretenimiento que, más adelante, se convertiría en su pasión y en su modo de vida. Realizó estudios de danza en la "escuela de Emilia Bailo", en Zaragoza. También se formó en la "Escuela de Ballet de Víctor Ullate" y en el "Conservatorio Profesional de Danza de Madrid". Con la compañía de Víctor Ullate, interpretó diferentes coreografías.  Actualmente es bailarina de "La Mov, cía de Danza", desde 2008. Hablamos con ella para que nos cuente cómo ha sido su trayectoria profesional, cómo le ha sentado este tiempo de pandemia y, para terminar, cuáles son sus nuevos proyectos.

EADLC:¿Dónde y cómo comenzaste a bailar?

E.G: Con 4 años, en la escuela de danza "Emilia Bailo". Primero como un simple entretenimiento que, poco a poco, comenzó a apasionarme, hasta que con 15 años decidí seguir mis estudios en Madrid de manera más profesional. Primero con Víctor Ullate y después en el "Real Conservatorio de danza" de Madrid.

El Artista de la Calle: Has estudiado en distintas escuelas de baile a nivel nacional e internacional. A lo largo de este tiempo, ¿cuáles han sido las experiencias que te han hecho crecer como bailarina? 

Elena Gil: Los obstáculos siempre me han parecido una oportunidad de aprendizaje en todos los sentidos. "La Mov" viaja por todo tipo de escenarios, en los grandes tenemos todas las comodidades, pero en los pequeños debemos acoplarnos a la falta de espacio, de luces, etc. y es ahí, donde debemos estar más alerta.

Con todas las lesiones he aprendido a conocer mi cuerpo y a modificar la manera de moverme según las necesidades o dolores. La oportunidad de pisar cientos de veces la escena o de trabajar con diferentes coreógrafos te hace madurar dentro y fuera del escenario.

EADLC: En tu familia hay otras personas vinculadas al mundo de la cultura, ¿de dónde os viene esa pasión por la misma?

E.G: Mi tío, Javier Mas, y mi primo, Mario Mas son músicos de los que nos sentimos tremendamente orgullosos toda la familia. Mis padres no tienen nada que ver con el mundo de la cultura, pero siempre les ha interesado e intentaron transmitírnoslo tanto a mi hermano como a mí desde pequeños.

Su apoyo, confianza y  libertad a la hora de elegir mi futuro han sido fundamentales para llegar a donde he llegado.

EADLC: Llevas 13 años en la compañía de danza "La Mov". ¿Cómo llegas a ella? En todo este tiempo, ¿ha habido algún momento especial para ti?

E.G:  Yo conozco  a Víctor Jiménez, director de "La Mov", desde que soy pequeña. Siempre estaba haciendo viajes para verlo bailar en la compañía de Víctor Ullate. Un amigo común, Gregorio Cros, ideó este proyecto y nos puso en contacto. Iba a ser solo un espectáculo para la Expo 2008 ("El Trovador"), pero fue un éxito y Víctor decidió continuar luchando por tener una compañía de danza en Zaragoza. Cuando estudiaba me imaginaba bailando en el extranjero  por las pocas posibilidades que hay en España y finalmente he tenido la suerte de poder dedicarme a ello en mi ciudad.

No puedo quedarme con un momento especial, ¡son tantos! Pero destacaría:  las grandes amistades que he hecho, las giras o cualquier estreno en el  Teatro Principal con mi familia de público. 

EADLC: Háblame sobre los personajes que has interpretado, ¿sigues alguna rutina a la hora de preparártelos?"El Lago" de La Mov. Fotografía de Alberto Rodrigalvarez

E.G: Para preparar los personajes me gusta tener los movimientos y la música muy interiorizados en el cuerpo, a base de muchos ensayos, para poder centrarme en la interpretación. Para eso, suelo apoyarme en alguna experiencia personal que pueda acercarme a ese personaje: un amor, un desamor, la amistad, un engaño, la pérdida de alguien querido, un viaje, un libro, ir al teatro, a una exposición, sufrir un aborto o tener un hijo, etc.

EADLC: A lo largo de tu trayectoria profesional en el mundo de la danza, ¿qué personajes te han resultado más complicados? ¿Cuáles menos?

E.G: Los coreógrafos que solemos tener en "La Mov" suelen ser de diferentes estilos, para así  ofrecer variedad al público. Todos ellos han sido grandes retos y experiencias, pero, sin lugar a dudas, el más complicado ha sido la pieza que bailamos de Itzik Galili: por sus movimientos, su extrema rapidez, su música etc. acabábamos exhaustos, pero fue una gran oportunidad.

Las piezas que más disfruto y donde más cómoda me siento son las de Víctor Jiménez. Es lo que más conozco y donde realmente siento que puedo ser yo.

EADLC: En octubre del año pasado interpretasteis  la obra "El Lago" en el Teatro Principal de Zaragoza. ¿Cómo fue la experiencia al representarla durante este periodo de pandemia?

E.G: El montaje fue complicado, porque nos confinaron cuando lo teníamos a medias. En casa tuvimos tiempo de sobra para darle vueltas a la pieza y cuando volvimos comenzamos prácticamente desde cero. Estrenarlo era lo previsto antes del Covid-19 y me pareció una decisión acertada y valiente por parte de Víctor seguir adelante. Desde luego, con un 25% de aforo que tuvimos es imposible sobrevivir, pero nosotros lo bailamos como si estuviera el 100%. La respuesta del público fue maravillosa, tuvimos que añadir otro espectáculo más y en junio está previsto repetirlo en Zaragoza.

"Imagen tomada para el proyecto Confluye Zaragoza" Fotografía tomada por Aránzazu NavarroEADLC: Actualmente estás participando en el proyecto "Confluye Zaragoza". ¿Cómo llega el proyecto a tus manos? ¿Cómo está siendo tu experiencia con los demás participantes?

E.G: Yo conozco a Ignacio Falcón, músico encargado de la banda sonora y hermano de Hugo, el director del proyecto. Me llamó un día por teléfono y acepté encantada. Me parece una gran idea, muy novedosa y estoy segura de que va a gustar mucho. Estamos haciéndolo todos con mucho cariño.

A los demás participantes no los conozco y, aunque estaríamos encantados de hacer una cena para reunirnos, en estos momentos de pandemia es imposible.  Por ahora nos conocemos a través de las redes sociales.

EADLC:¿Qué tal ha ido la grabación del documental web? ¿Podrían otros artistas formar parte de este proyecto?

E.G: La grabación ha sido muy especial. Quise elegir dos lugares emotivos para mí: la ribera del Ebro y su precioso atardecer, donde paso muchas tardes jugando con mi hijo y el Teatro Principal, donde me siento como en casa. Tengo tantos buenos recuerdos guardados del Principal, como bailarina y también como espectadora, que quisimos grabar allí por varios espacios: hall, patio de butacas y escenario.

Yo siempre subo al escenario después de meses de ensayos, apoyada por una iluminación, escenografía, vestuario, etc. Hay mucho trabajo detrás de cada espectáculo. Pero para Confluye quise coger toda mi experiencia, escuchar la música que me había compuesto Ignacio Falcón y dejarme llevar por el precioso espacio del Teatro Principal.

El proyecto ha conseguido el 100% de su financiación de crowdfunding, pero continúa recaudando dinero, el cual va a ser destinado a que más artistas formen parte del proyecto.

EADLC: Ya llevamos un año en esta situación de pandemia. ¿Cómo os ha afectado, a ti personalmente y a la compañía?

E.G: El confinamiento nos pilló en medio del montaje de El Lago, con muchos espectáculos programados, que por suerte la mayoría fueron cambiados de fecha y los hemos podido ir haciendo a lo largo de los meses posteriores. No nos han faltado espectáculos, pero es cierto que, a la larga, las limitaciones de aforo hacen insostenible esta situación. El público ha respondido muy bien, se llenan todos los teatros (teniendo en cuenta las limitaciones de aforo) y los sentimos con muchas ganas de ver danza, de ver arte.

Además, un bailarín está acostumbrado a su entrenamiento diario y, aunque intentamos seguir en forma desde casa, no era lo mismo. La mayoría de nosotros nunca había parado tanto tiempo y la vuelta fue dura físicamente.

EADLC: Danos tu opinión sobre cómo ves el panorama de la danza en España.

E.G: Complicado, la danza y la cultura en general. De forma privada es dificilísimo sacar un proyecto adelante y las ayudas públicas son escasísimas, por lo que yo conozco.

Hay grandes bailarines españoles por todas las compañías de danza internacionales y es una pena que aquí no haya cultura de danza, todavía es una gran desconocida para muchos.

EADLC: Para concluir con la entrevista, ¿qué objetivos tienes a corto, medio y largo plazo? 

E.G: A corto, concluir la temporada con la compañía. Por desgracia esta carrera es corta y ahora mi cuerpo pide un poco de pausa, así que he decidido retirarme al finalizar la temporada. A medio, acabar mis estudios de magisterio de educación infantil y, a largo plazo, no tengo ningún objetivo marcado.

EADLC: Muchas gracias por tu tiempo, ha sido un placer hablar contigo y conocerte un poco más. Te deseamos todo lo mejor para este cambio en el que te vas a embarcar, aunque el mundo de la danza va a perder a una gran bailarina. ¡Mucha suerte! 


Fotografía 1: "Futile" de La Mov  tomada por Alberto Rodrigálvarez

Fotografía 2: "El Lago" de La Mov tomada por Alberto Rodrigálvarez

Fotografía 3: "Imagen tomada para el proyecto Confluye Zaragoza" de Aránzazu Navarro

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar