Relacionados

Eventos

El zaragozano Román Abadías lleva más veinticinco años dedicando su trayectoria profesional al sector de las radiocomunicaciones profesionales. Es subdirector en el departamento de investigación, innovación y desarrollo de la compañía de presencia internacional Teltronic. Cuenta con publicaciones en diferentes medios de divulgación técnica. Ha impartido conferencias por todo el mundo. Es inventor, con cinco patentes a su nombre. Guiado por su afán didáctico y divulgador, Román Abadías apuesta, de un modo apasionado y entusiasta, por «sembrar el interés y la curiosidad» por las disciplinas STEM ha organizado encuentros, durante los años 2019, 2020 y 2021 con más de seis mil alumnos de ESO, bachillerato, ciclos formativos y universidades de nuestra geografía. Además, cuenta con dos publicaciones de divulgación científica de la serie, “La curiosidad mató al gato de Schrödinger”, Origen y Aporía. Román quiere provocar nuestra curiosidad, motivación y pasión por la tecnología que nos rodea, no solo como usuarios, «sino para descubrir la magia que entraña».En esta misma línea, en 2020 coordinó la publicación de Hijos de Ároman. Serendipia, novela juvenil de ciencia ficción, orientada al fomento de la física cuántica entre los jóvenes lectores.

El artista de la calle: ¡Hola, Román! En 2020 publicas tu libro “Hijos de Ároman - Serendipia” realizado con los chicos conjuntamente, de un club de lectura compuesto por 10 chicos adolescentes. ¿Cómo surge la idea y cómo se gesta el proyecto?

Román Abadías: La verdad, tengo que reconocer que es una maravillosa historia; Tras un año de reuniones mensuales con el club de jóvenes en las que desmenuzábamos el contenido de cada uno de los libros que consumíamos, un día les propuse “cumplir un sueño”. “Creemos entre todos nuestra propia novela”. Evidentemente los chicos pensaban que eso no sería posible. Sin embargo, comenzamos a trabajar e hilvanar cada uno de los capítulos fusionados con las ideas desorbitadas y amplificadas en imaginación, que solo un grupo de jóvenes pueden proponer. Durante el siguiente año, estuvimos trabajando en el proyecto y finalmente en diciembre publicamos con la editorial del Grupo Planeta esta historia cuántica que enreda sin precedentes a un grupo de jóvenes en las calles de nuestra ciudad. Las críticas, tanto de público joven como de adulto, han sido excepcionales, siempre dentro del género de la ciencia ficción. Realmente, esta siendo una experiencia inolvidable, para jóvenes, padres y por supuesto nosotros los monitores, mi mujer y yo.

EADLC: Tras este éxito ahora nos traes “Aporía - La curiosidad mató al gato de Schrödinger” de divulgación científica, presentado el pasado 23 de abril, coincidiendo con el día del libro. ¿Qué te lleva a este nuevo proyecto? ¿Qué podemos encontrar en él y a quién va dirigido?

R.A: En realidad este proyecto, Aporía, debería haber sido publicado en 2020, pero, como a todo el mundo, le pilló el coronavirus. Representa la evolución literal y temporal del primer libro “Origen”, sin embargo, tiene entidad propia como para poder consumido sin haber leído el primero. Esto lo convierte en el segundo volumen de la saga “La curiosidad mató al gato de Schrödinger”.

Sus pilares fundamentales, siguen siendo la creación de motivación y curiosidad ante la ciencia y la tecnología, escrito siempre en un lenguaje que pueda ser comprendido por todos los públicos.

En Origen, se recorre un camino temporal desde el inicio de la actual era tecnológica, comenzando en el año 1900 y finalizando en nuestros días. Sin embargo, APORÍA parte de nuestra situación actual y se proyecta con rigor hacia el futuro próximo, recorriendo para ello las líneas de metro de Ciudad Pasión, utilizada como hilo conductor en la obra. Realmente, pone los pelos de punta la muestra visible en los diferentes capítulos, ante la velocidad a la que evoluciona la tecnología que tenemos justo delante de nosotros, y la cual no somos capaces de percibir. 

Esa es precisamente la esencia de la palabra aporía o apórima, como término filosófico, que vendría a ser algo así como que, tras dar una serie de pasos lógicos, al final se llega a un resultado incomprensible o incongruente. Esto es precisamente lo que nos ocurre cuando queremos interpretar un crecimiento exponencial tecnológico, como es el ritmo al que estamos actualmente sometidos. Sin duda alguna, su lectura no te deja indiferente.

Su acogida ante el lanzamiento, verdaderamente me ha impactado. La primera semana, la misma que la feria del libro, fue el quinto libro más vendido en Aragón.

EADLC: Fuera de los libros podemos encontrarte en diversas ponencias, tanto para adolescentes como también para adultos. ¿Cómo se desarrollan y cuál es el objetivo hacia tu público?

R.A: Me encanta esta pregunta, y la disparo por partes; En mayo superé la cifra de seis mil jóvenes a los que les he transmitido la esencia y pilares de los libros, motivación por la ciencia y la tecnología. Mi único objetivo es el de mostrarles el abrumante futuro tecnológico que les espera y con ello, intento orientar la brújula de sus vidas para que se sumen, no solamente a ser consumidores de esa tecnología, si no a ser creadores de ella. Sin embargo, con el público adulto, les muestro con datos precisos la evolución que experimentaremos en los próximos diez o veinte años, de nuevo, para intentar que no se cierren a la tecnología, sino que se sumen a ella. Tanto en las ponencias como en los libros, yo no ideo ningún futuro, sino que muestro lo que define el Parlamento Europeo en el informe ESPAS, que emite anualmente, donde se expone cómo, la biónica y el transhumanismo generará una revolución social. Cómo en el año 2030 ya se dispondrá de vehículos que nos llevarán por las carreteras sin necesidad de tocar el volante, hecho también definido en el plan emitido por el Parlamento Europeo y cuyas fases van cumpliéndose, siempre en plazo. 

Como último ejemplo, pensar que cada día que vivimos se conceden más de 8.500 patentes en el mundo, invenciones que nunca antes habían sido pensadas, tal y como define el WIPO (la oficina mundial de propiedad intelectual), esto significa que cada 10 segundos, se concede una nueva patente en el mundo. Verdaderamente, impacta. 

EADLC: Cómo divulgador técnico y científico buscas siempre la motivación de los más jóvenes, ¿consideras que lo estás consiguiendo?

R.A: Mi formato en las ponencias es sencillo, solamente tengo que relajarme y dejar que fluya mi Pasión por la tecnología, transmitiéndoles con ello a los jóvenes, mensajes de motivación haciéndoles ver que, el pasado jamás determina su futuro, sino que es el futuro el que define su presente. Les muestro, que es el momento de pensar en grande, y que con pasión persigan un objetivo claro, ya que sea cual sea la barrera que se les ponga por delante, pueden llegar a conseguirlo. Por supuesto, también les indico que la magia no existe y que esto, solamente se consigue con trabajo. 

Tengo que reconocer, que la reacción de los jóvenes me emociona cada vez más. Son impresionantes los comentarios que me hacen, y en los tres años que voy a hacer desde que comencé a finales de 2019 las ponencias, ya he podido observar, cómo, realmente han girado el rumbo de sus vidas para dedicarse a alguna de las disciplinas STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas).

EADLC: El mundo de la cultura es realmente complicado, parece que al público en general nos cuesta cada vez más leer, ya que las tecnologías actuales son una gran competencia, a veces un poco desleal. ¿Consideras que todavía podemos fomentar la lectura entre la población más jóven?

R.A: Bueno, realmente, esta es la primera de las barreras que me cuestioné en 2018, al publicar mi primer libro “Origen – La curiosidad mató al gato de Schrödinger”, puesto que es conocido en toda la sociedad que la gran mayoría de jóvenes ha perdido el hábito por la lectura. Sin embargo, por ello ideé, una forma de poder captar su atención y conseguir que leyesen el primero de los libros. Introduje en su interior un “enigma”. El enigma del gato. Resultó ser, en realidad, un “easter egg”. Algo oculto dentro del libro, que no es conocido por el comprador del libro hasta pasado un tiempo, que es cuando lancé el enigma del gato. Consistía en resolver una serie de pistas ocultas dentro del libro, por las que, ante su resolución, ofrecí una recompensa de 2.500$. Finalmente, en mayo de 2019 entregué la recompensa al ganador, en esta ocasión no fue un joven, pero me consta, que muchos lo intentaron.

Meses más tarde, en octubre 2019, se me concedía al libro y formato, una Mención de Honor en el XX Certamen Internacional de Ciencia en Acción, en la categoría Ciencia, Tecnología y Valores.

Como resultado final de todo este juego, hoy me encuentro jóvenes por la calle que me comentan capítulos del libro, solo por el hecho de haber perseguido aquel easter egg.

Ahora, con Aporía – La curiosidad mató al gato de Schrödinger, mucha gente me pregunta si también lleva oculto en su interior un enigma. Mi respuesta, siempre es la misma; La verdad, es que es un auténtico misterio…

EADLC: Tras el éxito de tus dos libros y tus ponencias, ¿cuáles son tus próximos proyectos?

R.A: En estos momentos, ya estamos trabajando la segunda parte de Hijos de Ároman – Escisión, que esta vez, se desarrolla en la jungla. Ya llevamos más de 100 páginas y esperamos que pueda publicarse este año. 

Además, y continuando con la saga “La curiosidad mató al gato de Schrödinger” ya estoy preparando los mimbres con nuevos contenidos, que siguen poniendo los pelos de punta. La palabra que lo califica dentro de la saga es, Sempiterno, y con ella se mostrará la proyección de los grandes pensadores de este siglo que abanderan el avance tecnológico sin precedentes.

EADLC: Como profesional del sector de las radiocomunicaciones profesionales ¿puedes contarnos alguna anécdota o vivencia que recuerdes con cariño?

R.A: Te agradezco esta pregunta, pues en mis libros de divulgación siempre meto experiencias vividas de mis múltiples viajes, como por ejemplo hablar del futuro, tras visitar la ciudad de Shenzhen a treinta kilómetros de Hong Kong, o cómo estaba cenando en el restaurante ubicado en el rascacielos más alto del mundo mientras estábamos siendo azotados por un tifón. Pero sin duda, y relacionados con la tecnología de comunicaciones, la vivencia más impactante y que cuento en mis ponencias, es que Teltronic, siendo una empresa Zaragozana, ha dado cobertura al mayor evento de radio comunicación profesional para misión crítica que se ha celebrado en todos los tiempos, en el mundo. Este evento lo recordarán todos los lectores, fue el día 5 de agosto de 2016, fue la inauguración de los JJOO de Río de Janeiro. Allí estábamos nosotros, dando cobertura al Maracaná con todos los presidentes del mundo, incluido Obama, con más de 57.000 terminales. Al finalizar la ceremonia de inauguración se realizaron más de 230.000 llamadas. 

Nunca antes en la historia, ni siquiera hasta nuestros días, se ha llevado a cabo un evento tan ambicioso como este en todo el mundo. Y la reflexión, que hace que le tenga tanto cariño a este pensamiento, es que lo hemos realizado con tecnología aragonesa, personas normales de a pie, que pasean por las calles de Zaragoza. 

La realidad, y como te puedes imaginar, es que, con más de 200 viajes, por más de 30 países de todo el mundo, las anécdotas son interminables. 

EADLC: ¿Qué referentes podemos decir que tienes, tanto en el mundo literario como fuera de él?

R.A: La verdad es que tengo varios frentes bien diferenciados, por un lado, fundamentalmente novela de ciencia ficción, con Matilde Asensi, mi admirado Carlos Ruiz Zafón y si nos vamos fuera de España, me quedo con Michael Crichton y Arthur C. Clarke. Ken Follet, Dan Brown e Isabel Allende. Para ensayos, me quedo con Steven Hawking y con el maestro Mario Alonso Puig. Y por último, y la persona que me dio el empujón para plasmar por escrito todo lo que he realizado en los últimos tres años, Javier Castillo, ya que tras leer su historia del “El día que se perdió la cordura”, entendí que era posible comenzar a disfrutar de algo tan maravilloso, como puede ser escribir lo que tienes en tu interior, publicarlo y que las personas que lo leen, disfruten de la pasión que has querido transmitir en esa obra.

EADLC: Para concluir con la entrevista, ¿cómo ves y sientes el mundo de la cultura?

R.A: Qué os puedo decir, que no se haya dicho. Que es necesaria para la vida, ya que nos define como especie. En mayor o menor medida, absolutamente todos caemos rendidos a los pies de algún tipo de muestra de cultura, ansiándola para nosotros cuando la vemos en los otros. Me encantaría disponer de más tiempo para ella, tanto para consumirla como para crearla. En estos tiempos, tan castigada por las restricciones COVID, todos debemos volcarnos en promover los movimientos culturales que, con tanto esfuerzo y pasión son empujados por los artistas que los crean. 

EADLC: Ha sido un placer charlar contigo, Román!! Te deseamos toda la suerte del mundo y queda abierto siempre para ti “El artista de la calle”.

R.A: Por favor, el placer es mío por permitirme compartir todos estos pensamientos con vosotros y, sobre todo, por ofrecerme la oportunidad de darlo a compartir con todos los lectores de esta iniciativa tan atractiva que me ofrece El Artista de la Calle. Además, he de confesar que, durante toda la entrevista, he querido contar de dónde viene el título de mis libros “La curiosidad mató al gato de Schrödinger”, pues me siento completamente afín al nombre de vuestra publicación, ya que el título muestra la fusión de la ciencia con el pueblo. “La curiosidad mató al gato”, una frase en boca de todos, que se ve fusionada con la palabra “gato” con la frase “el gato de Schrödinger”, un término puramente del ámbito científico. Esa es sin duda, la esencia de todo lo que hago, acercar la ciencia y la tecnología a todo el mundo. Gracias una vez más por la magnífica entrevista.

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar