Relacionados

Eventos

Álvaro UrquijoDesde Noticias Jóvenes, hemos tenido el privilegio de hablar con Álvaro Urquijo, pieza fundamental del puzle que une a la banda de "Los Secretos". Banda que lleva a sus espaldas más de 30 años en el mundo de la música y que cuenta con un total de 22 discos de estudio en el mercado.

"Los Tos", como hacían llamarse por el año 78, grabaron maquetas, tocaron en bares y dejaron claro, ya por aquel entonces, que eso solo era el comienzo de lo que tres décadas después podríamos seguir escuchando. Bajo este nombre, un día decidieron cambiarlo a "Los Secretos", ya que según cuenta Álvaro Urquijo, así lo decidieron porque creían que les pegaría más este otro nombre.

Desde entonces, no han dejado de tocar, grabar y girar por el mundo llevando a cada rincón de este, su magia, su saber estar en los escenarios y sus sonidos impresionantes en directo.

Noticias Jóvenes: Vamos a retroceder en el tiempo…¿Cómo comenzó todo?:

Álvaro Urquijo: Éramos un grupo hecho por una familia. Dos hermanos y un amigo. Era una época en la que la música estaba muy de moda y había muchísimas influencias que nos llegaban de fuera. Por aquel entonces, a principios de los 70, no es ningún secreto que en España estábamos un poco atrasados o apartados de algunos discos ya que en algunas ocasiones se censuraba mucha música. Hay pasamos casi sin darnos cuenta a grabar una maqueta y la pusieran en la radio. Se prestaba mucha atención a los grupos que empezaban y no eramos tantos. Por ello cabíamos todos en las emisoras de radio. La popularidad con esas primeras canciones sonando en la radio, hizo que las discográficas se interesaran por nosotros. Esa es la historia de "Los Secretos". Con algunos anti bajos en la vida por culpa de la carretera o las pérdidas pero, tal y como soñábamos.

N.J: Vuestra banda nacía con el nombre de “Tos” y luego pasó a llamarse “Los Secretos”. ¿Por qué el cambio de nombre?:

A.U: En aquella época el nombre de los grupos era "Siniestro Total", “Mermelada de Lentejas”, o cosas así y nuestro nombre no acompañaba a la música que nosotros hacíamos y queríamos hacer. El nombre de “Los Secretos”, no tiene ninguna historia especial. Cuando grabamos la segunda maqueta e hicimos un par de conciertos en Madrid, decidimos afianzar de algún modo lo que llevábamos en mente. Cada uno de nosotros hizo una lista y ese fue el que nos gustó a todos. Además, estábamos estudiando y mis padres no sabían que tocábamos en un grupo.

N.J: Más de 30 años en la música, 22 discos en el mercado y ¿ganas de abandonar en algún momento?:

A.U: No¡¡¡todo lo contrario. Si miras todo lo que hay fuera, verás que todos los clásicos siguen tocando. Es cierto que nosotros hemos estado separados, al principio por causas de fuerza mayor o incluso inactivos. Cuando teníamos todos los planes para el disco, el batería de aquel entonces, murió en un accidente de coche. Eso es imprevisible. Tuvimos que ponernos a buscar otro batería, algo que nunca habíamos hecho antes. Mientras haya público y escenarios, no tiene porque pasar nada y es lo más normal.

N.J: ¿Qué os gustaría conseguir que no hayáis conseguido ya?:

A.U: Pues llegar a más gente y a nuevas fronteras. Es algo que aún no hemos conseguido.

N.J: ¿Para cuándo un nuevo disco?:

A.U: Hasta que no esté no lo podremos decir. Me encantaría que a mediados del próximo año, pudiéramos hablar del nuevo trabajo. Ahora todos nuestros pensamientos están en él. Pensando en nuevas letras. Voy apuntando cosas y grabando, pues por la noche o en momentos así.

N.J: A la hora de gestar nuevas canciones, ¿cómo lo hacéis?:

A.U: Solemos trabajar en equipo a partir de un punto. Siempre se parte de la idea de alguno de nosotros y a partir de esa idea, todos ponemos de nuestra parte. Yo como cantante e interprete, siento como la gente la va a escuchar y aporto lo mío. Luego se trata de tocarlas tantas veces como las anteriores hasta que suenen con la misma calidad. El problema de las canciones nuevas, aunque sean muy especiales es que se han tocado menos.

N.J: Antes hemos hablado de que en la época que empezasteis a sonar, había espacio para todos los grupos en las emisoras y demás…Hoy en día, parece más fácil darse a conocer con el mundo de internet y quizá sea más fácil incluso, poder tocar en directo. Pero, ¿cómo reflejar que te va la vida en esto a quien empiezan?:

A.U: Bufff¡¡¡conozco grupos buenísimos que les está costando mucho darse a conocer. Antiguamente cada emisora de radio ponía música interesante. No había internet pero estabas atento a lo que iba a sonar en cada momento. Incluso llamabas y pedias canciones. Hoy en día, visitando internet, tienes cientos de grupos que hacen cosas similares. Como canal de promoción es inmejorable pero para darse a conocer, sigo pensando en la vieja escuela que es tocar en directo. Estar pegado al escenario de la manera que puedas, aunque sea sin cobrar. Vuelvo a repetir, nosotros estuvimos dos años trabajando como “cabritos”, con perdón, y sin ver un duro. La gente tira la toalla demasiado pronto porque espera resultados al momento. Es una forma de atarte a un oficio. En nuestro caso, la música tienes que hacerla para que le guste a todo el mundo y no para encajar en una moda del momento.

N.J: En vuestras canciones, escribís y cantáis historias, la mayoría muy duras. Tu personalmente las cantas de una forma tan bonita que son muy impactantes. ¿Por qué esa melancolía en las letras?:

A.U: Si haces una pequeña revisión de las grandes canciones de la historia de la música, no creo que la mejor ranchera, la mejor canción de Jazz o de Rock hablen de cosas muy distintas. Si nos ponemos a traducir letra por letra, verás que todas cuentan algo muy parecido. Desde "Ojalá que te vaya bonito" a "Yesterday", pasando por todas las que te he dicho. Las letras que hemos inventado no es nada que no se haya dicho ya. Es un lenguaje más cercano al mundo de los sentimientos. Hemos aprendido a escribir escuchando muy bonitas que unido a una vocación y es eso lo que hace que a la gente le guste.

N.J: Cuando alguien se acerca a vosotros y os dice que intenta abrirse camino en el mundo de la música y va a versionar un tema vuestro. ¿Cómo recibes esas noticias?:

A.U: Muy bien¡¡¡ No nos olvidamos de donde venimos. Todo lo que podemos transmitir para nosotros es un orgullo. Nosotros somos lo que el público dice que somos, no lo que yo quiera que seamos.

N.J: Tienes una guitarra Hofner de 12 cuerdas, muy especial. Háblanos de ella…

A.U: Ya no la utilizo mucho, solo la saco para grabar. La compré en el 78, muy barata y muy estropeada pero me la arreglaron. Es un sonido clásico en todos nuestros discos. Ella sigue saliendo ahí por su dulzura de timbre. En directo no puedo utilizarla porque con el tiempo se va deteriorando y puede producir algún acople. En estudio es donde realmente puedes tocarla a gusto. Es una guitarra con la que te dejas los dedos. Si alguien que toca la guitarra ha cogido alguna vez una 12 cuerdas, sabe de lo que hablo.

N.J: En 2003, tuviste un pólipo en las cuerdas bocales, ¿cómo cuidas tu voz desde entonces?:

A.U: Pues mira, intento hacer las menos entrevistas por teléfono (risas), no, ¡¡¡es broma¡¡¡. Yo me di cuenta de que tenía un pólipo y sabía que tenía que quitármelo. Suele pasar muchísimo más de lo que la gente cree. A mí me pasó cuando llevaba más de 20 años cantando. Pero a otros cantantes les pasa en sus inicios. Los malos hábitos de cantar, de colocación de la voz son los que producen eso. Yo me cuido muchísimo, caliento la voz y hago ejercicios.

N.J: ¿Qué influencias musicales tienes?:

A.U: Todo lo que escucho y llama mi atención, me influye. Desde una canción que no tiene nada que ver con nosotros hasta lo más parecido. Otra cosa es la música que compro y consumo. Lo que realmente admiro. Grandes clásicos como The Beatles. Ahora mismo si escucho la radio y suena una canción que me gusta, ya me está influyendo.

N.J: Colaboraciones…(Se grabó un directo en Las Ventas de Madrid, de los 30 años de "Los Secretos". Allí estaban Amaral, Manolo García y Sabina, entre otros muchos).

A.U: Nosotros hemos colaborado con toda la gente que hemos podido. Hasta el disco homenaje a mi hermano Enrique, nunca habíamos colaborado con nadie. En 2000, grabamos un disco donde solo tocamos dos canciones. Una era de mi hermano y otra la compuse yo a su memoria. El resto de las 16 canciones, eran “Los Secretos”, tocando con artistas invitados. Se hizo un homenaje muy sentido, no era ningún producto de promoción. Era una cosa muy sincera. Muchas de las canciones de esa época siguen sonando.

N.J: Por el bulevar de los sueños rotos, es de Joaquín Sabina, la letra y la música la has compuesto tu…

A.U: Si, además siempre lo cuento en los conciertos. Me llamó Sabina y me la pidió y cuando estaban a punto de terminar el disco yo todavía no la había terminado y en un plazo de menos de 24 horas, la terminé, la grabé en un casette como pude y la llevé al estudio donde la escucharon y quedaron encantados. Ya habían hecho otra música y se quedaron con la mía. Para mí fue un honor. Teníamos en común de lo que trata la canción. Lo bien que cantaba Chavela Vargas.

N.J: Algún ritual antes de salir al escenario…

A.U: Estar "calladico", 20 ó 25 minutos antes de la actuación y a la vez hacer ejercicios de calentamiento que son muy ridículos pero vienen muy bien. Los cambios de clima afectan mucho. Nos abrazamos todos, eso lo hace todo el mundo, para desearnos suerte. No hay que olvidar que en un directo hay cosas que dependemos como el factor de corriente eléctrica. Una vez se nos cortó, no por culpa nuestra. El ayuntamiento que nos contrató tenía que llevar un generador pero no le echó gasolina y se nos fue la luz. Tuvimos que esperar una hora en volver a empezar. Luego se explicó todo a la gente y lo entendieron. Hay cosas que a tiempo real son imposibles de solucionar y cruzas un poco los dedos para que todo salga bien. Pero, todos los conciertos, son igual de importantes.

N.J: Un sueño por cumplir…

A.U: Se que suena absurdo pero que no haya injusticias ni desigualdades en el mundo… Sueño con que mi hija tenga una vida cómoda, sencilla y bonita. Que me salgan las cosas bien. No necesito mucho más…

N.J: Ya para terminar…¿Qué es lo más bonito que te ha pasado viviendo para la música?:

A.U: La gente que he tenido cerca del mundo de la música. Sentirme querido ante el público.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar