Serpientes, viajes en el tiempo, caramelos envenados y seres lobotomizados componen la Montaña Rusa de Second. Aunque ya presentaron este último disco en La Casa del Loco, el sábado volvieron a Zaragoza para el fin de gira. Así, invitaron a su público a un último viaje en la atracción favorita de aquellos que persiguen emociones fuertes. 

Para abrir fuego y definir el tono general de la velada –rock, energía y cantantes con movimientos de flequillo- Fast Forward salían al escenario. Notes from the East es el primer disco de esta joven banda que sabe cómo conquistar al público. Su música está diseñada para el disfrute y los efectos son inmediatos: la sala entera bailó, saltó y coreó sus estribillos. Respecto a esto último, se agradece que sus letras incluyan  mensajes universales como “lala laralalala” (en ‘Waiting for the Show’) y “Woah oh” o “gua-jo” si lo castellanizas (en ‘Dreams’); aunque no entiendas inglés, ahí enganchas perfectamente. Demostraron que no solo gozan sobre el escenario como si fuese la última vez, sino que además convierten al público en el sexto componente de la banda.

Con las vibraciones de Fast Forward todavía en el ambiente, Second salieron a escena. Para demostrar que rompen incluso con el espacio-tiempo, comenzaron transportándonos a ‘2052’ y encarándose a su ‘Antiyo’Estos temas de su último disco compartieron pentagrama con otros de trabajos anteriores, como ‘Psicopático’ o ‘Rodamos’La fuerza, el atrevimiento y los cambios de ritmo se filtran en cada melodía, en cada rasgueo de guitarra. Sus letras entre lo poético y lo vampírico tampoco dejan indiferente: 

                         “Muérdeme hasta asesinarme, quédate con lo que quede de ella 
                                muérdeme hasta desangrarme, quédate con lo que reste 
                                                                       y luego lárgate.”

La banda de Murcia cuenta con un largo rodaje que se hace evidente al ver la complicidad con la que encandilaron a toda una casa de locos. Como nadie quería romper el hechizo, el público exigió los bises. La banda respondió con una última descarga de adrenalina. Se despidieron con ‘Rincón Exquisito’ y desde aquella habitación, desde aquel rincón tan exquisito, Second lanzó un mensaje para todo el universo: la rabia, las emociones fuertes y las ganas de bailar vertebran su Montaña Rusa.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar