Porque "Unas veces se gana y otras se pierde", ellos un día decidieron apostar por su forma de vida y anoche en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza lo volvían a demostrar. A ritmo de "Revolución" continuaba el espectáculo que dos horas más tarde finalizaba con "Nadie nos recordará". "Amaral" volvía a llenar un recinto con su nueva gira "Nocturnal", que exhibe sobre el escenario una puesta en escena espectacular y un sonido más eléctrico que nunca. Da lo mismo, siguen siendo esos dos "pibes locos" que dejan al público asistente con ganas de más, siempre. 

Pasaban sólo unos minutos de las 22:00 horas y "Amaral" salía al escenario del pabellón Principe Felipe de Zaragoza con la energía que les caracteriza. Veíamos a una Eva Amaral, guapísima, aunque nerviosa y concentrada en dar lo mejor de sí misma. La voz y esa mirada felina de la señorita rock and roll comenzaban a brillar arropadas por Juan Aguirre, su mitad inseparable, y el resto de la banda. 

Temas como "Kamikaze", "No sé que hacer con mi vida" o "Salir corriendo", de discos anteriores sonaban con fuerza y alguna ligera variación. "Chatarra" fue la dedicatoria especial de la noche para su amigo Javier, del grupo "Copiloto", quien minutos antes estaba sobre ese mismo escenario como artista invitado. 

Durante el concierto tampoco faltaron algunos de los solos de armónica de Eva, el toque del theremin o el sonido de su tamburina, que junto a su rickenbacker y su guitarra acústica ponían ese toque personal a cada uno de los temas. 

Al control de sonido Miguel Tapia. Él hacía que todo sonase perfecto y que junto a la iluminación del escenario y una banda compenetrada bajo la constelación "Nocturnal" de "Amaral" nos llevaban "Hacia lo Salvaje".

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar