Éranse una vez dos "pibes locos" de Zaragoza, llamados Eva Amaral y Juan Aguirre. Ellos, junto a su banda de esta gira llamada "Nocturnal", volvieron a tener el universo a sus pies, el pasado sábado. Otro escenario, público que repetía tras varios conciertos a su lado en este tour y un recinto a rebosar en una de las ciudades más especiales para ellos, Huesca. Con motivo de las fiestas de San Lorenzo este año el dúo Amaral llegaba a la ciudad oscense para presentar su último trabajo, que cuenta con una puesta en escena espectacular y un sonido muy, muy potente. Quizá sea rock, quizá sea un estilo más electrónico que el de las giras y discos anteriores, pero lo que si está claro es que son ellos, con sus evoluciones, con sus descubrimientos, con ese respeto a su público, esa exigencia por el sonido y esos nervios por que todo salga perfecto.

El dúo Amaral, junto a su banda volvió a demostrar que están en lo más alto porque así lo merecen. El reloj casi marcaba la una de la madrugada cuando salían al escenario y daba comienzo el concierto con uno de los temas de su último disco, "Nocturnal", y que lleva su propio sello, "Discos Antártida". "Unas veces se gana y otras se pierde" fue la primera canción en sonar, a la que le siguió "Revolución". Fueron sumando repertorio a una lista de más de dos horas de interpretación. Temas de discos anteriores, del nuevo y algunos arreglos y variaciones algo diferentes al concierto de Zaragoza, entre otros. Miles de fans se adentraban en la carpa de las peñas recreativas, situada junto al recinto ferial. 

Huesca celebraba la pasada semana las fiestas de su patrón, San Lorenzo. Fue una noche muy especial para todos los artistas que pasaron por este escenario, ya que Amaral tiene familiares y amigos en la ciudad. Uno de ellos, Javier, del grupo Copiloto, quien fue el primero en caldear el ambiente y romper el hielo en su propia ciudad, con un concierto de casi una hora.

En su repertorio también sonaron canciones de discos anteriores y del nuevo trabajo. Miradas de complicidad entre Eva y Juan, solos de guitarra en los que el señor Aguirre expone su alma entre las cuerdas de cualquiera de sus guitarras, gorgoritos por parte de la señorita rock and roll y un acompañamiento por parte de toda la banda nos hicieron pasar una noche con nuestros amigos. "Nadie nos recordará" era el tema con el que ponían fin a la noche de música en vivo, aunque lo cierto es que por mucho que pasen los años siempre todos les recordaremos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar