Matices diferentes en un grupo de siempre fue lo que escuchábamos ayer en el concierto que "Los Secretos" ofrecían, con el aforo completo, en el centro cultural de Huesca, Manuel Benito Moliner (Antiguo Matadero). Esta vez en formato de trío acústico, con Álvaro Urquijo en la voz y guitarras, Ramón Arroyo en las guitarras y Jesús Redondo en el teclado. Faltaban dos integrantes importantes de la banda, Juanjo Ramos (bajo) y Santi Fernández (batería), pero eso no impidió que el trío ofreciera una actuación con un sonido impecable, en la que tanto las guitarras del cantante como el teclado y guitarra de sus compañeros se compenetraran a la perfección y en la que el público disfrutó con cada arreglo de cada canción.

Temas de su último disco, "Algo Prestado", trabajo con el han adaptado al castellano temas de Graham Parker, Peter Gabriel o Jackson Browne, entre otros.  y en el que se quedaron muchas por incluir, pero también clásicos del grupo como "Ojos de gata", "Pero a tu lado", "Buena chica" o "La calle del olvido", las cuales sonaban con un toque más íntimo por el formato. Con este trabajo, la banda madrileña que lideraba Enrique Urquijo en los años ´80, se dedicaba a cumplir un deseo que tenían desde hace tiempo, revisar y grabar composiciones de otros artistas que han marcado sus vidas, dándoles el sonido clásico del grupo con arreglos distintos, pero respetando en la medida de lo posible el hilo argumental de la canción original.

Horas antes del concierto nos encontrábamos con el guitarrista de la banda, Ramón Arroyo. En nuestra cita nos contaba que llevan años ofreciendo este formato en salas pequeñas y los arreglos son distintos a cuando van con toda la banda, "pero a veces o se toca en trío o es imposible", afirmaba el músico. "Los Secretos" han sobrevivido a varias generaciones y siguen llenando teatros y salas de conciertos.

Sus canciones no pasan de moda, la forma de cantar de Álvaro le da a cada historia un toque que perfectamente fusiona la sencillez y la melancolía, quien junto con sus guitarras y las de su compañero y amigo Ramón hacen la mezcla perfecta. Jesús Redondo a los teclados y coros hace que el trío suene completo, con unos arreglos impresionantes. La media noche se acercaba y con ella el grupo daba por finalizado el concierto, no sin antes hacer sonar los clásicos "Agárrate fuerte a mí, María" u "Ojos de perdida", con una introducción sublime. "Déjame" era una de las últimas canciones que sonaban, que el público coreó al unísono y que tampoco podía faltar, ya que desde su nacimiento se convirtió en todo un éxito y como colofón al concierto, otro clásico, "Sobre un vidrio mojado".

Esta noche el grupo actuará en Monzón con el mismo formato y desde El Artista de la Calle sólo deseamos "Volver a ser un niño" y que "Los Secretos" sigan sin ser una moda pasajera y se mantengan generación tras generación, como lo llevan haciendo más de 30 años. 

Homenaje a Manolo Tena

"Los Secretos" actuarán, junto a otros grupos, el 4 de abril en la madrileña sala "La Rivera", dentro del homenaje a Manolo Tena, compositor fallecido hace un año y con un vínculo especial hacia la banda.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar