Imprimir 

La obra, para el público juvenil y adulto, es una fábula del poder absoluto, tamizada por un humor surrealista y existencial. Sábado 21, a las 21h y el domingo 22 de septiembre, a las 19h. Precio entrada: 15€ anticipada (www.teatroarbole.es) y 18€ en taquilla. La compañía aragonesa Nasú, dedicada al teatro de humor y al clown, volvió a encontrase tras un paréntesis de más de una década, para presentar su versión de "Calígula" de Albert Camus, una fábula sobre el poder absoluto, reflejo brutal de lo absurdo, dónde una sociedad entera se pone en manos de una autoridad sin límites. Se estrenó el pasado mes de mayo en el Teatro Principal de Zaragoza y este fin de semana se presenta como reestreno en el Teatro Arbolé con dos funciones: sábado 21, a las 21 horas y domingo 22 de septiembre, a las 19 horas. Precio entrada: 15€ anticipada (www.teatroarbole.es) y 18€ en taquilla. 

En esta historia se mezcla el poder, los asuntos de Estado, la traición, la amistad, y, por encima de todo, esa idea quimérica, casi ingenua, de que se puede conseguir lo imposible.

Esta historia de Calígula, tamizada por el humor amargo de Camus, un humor absurdo y existencial que nos hiela la sangre, hace pensar sobre la arbitrariedad, el deseo sin límites, lo imposible, la grandeza y la miseria del ser humano, que arranca desde la nada y acaba en la nada. Todo ello contado en un espacio y una escenografía tan intemporal como actual 

Calígula, tras sufrir la pérdida de su hermana -y amante- comprende desde la soledad que los hombres no son felices. Armado de una buena dosis de cinismo y “pedagogía”, descubre que hay imposibles más allá del amor, la amistad, la lógica... Y en función de esa lógica decide actuar hasta sus últimas consecuencias. Bajo el manto del humor amargo de Camus, un humor absurdo y existencial que nos hiela la sangre, presentamos esta reflexión sobre la arbitrariedad, el deseo sin límites, lo imposible, la grandeza y la miseria del ser humano, que arranca desde la nada y acaba en la muerte. Y si algo refleja de un modo fiel todas estas ideas, es el espejo. Espejo como imagen deformada del tirano y del mundo que sucumbe a sus pies.

La versión de Nasú trascurre con un humor surrealista, medido y certero, “si no puedo cambiar el orden de este mundo, lo mismo me da morir que estar despierto”. Ser arbitrario, actuar como un tirano, robar y asesinar impunemente, no es locura, sino una forma de recordar al ser humano su fragilidad, su irremediable inconsistencia, su triste futilidad. 

Ahí está la grandeza de esta versión imprescindible, interpretada por un elenco de gentes con oficio donde destaca la versatilidad de Alberto Castrillo, la soltura y delicadeza de una interpretación coral resuelta con una habilidad fuera de lo común por la dirección de Alfonso Pablo y el trabajo de un equipo de producción atento a las necesidades de la adaptación:  Sergio Plou, como ayudante de dirección, Arantxa Ezquerro en el vestuario, adecuado e impactante, Oscar Sanmartín en la escenografía, sencilla pero brillante, David Angulo creando el espacio sonoro y Fernando Medel en la iluminación justa y recurrente para construir el espacio que sabe en ocasiones romper la cuarta pared. Imprescindible esta versión de Calígula donde la pasión por lo imposible es una reivindicación de la utopía. “¡A la historia, Calígula, a la historia! 

Calígula: Alberto Castrillo-Ferrer. Cesonia: Gema Cruz.  Patricia: Irene Alquézar. Helicón: Luis Rabanaque.  Escipión: Chavi Bruna. Quereas: David Ardid. Patricias, ptricios, ministro: Gema Cruz, Chavi Bruna y Luis Rabanaque. Basada en la obra de Albert Camus. Traducción: Alberto Castrillo-Ferrer. Diseño Escenografía: Óscar Sanmartín Vargas. Construcción escenografía: Miky Alonso y Roberto Bolea (Alovolumen). Diseño Vestuario: Arantxa Ezquerro. Confección Vestuario: Miriam Doz. Caracterización: Virginia Maza. Música original y espacio sonoro: David Angulo.  Coreografía: Ingrid Magrinyá. Iluminación: Fernando Medel. Fotografía: Luisiana  Diseño gráfico: Manuel Vicente  Redes: Luis Rabanaque.  Siempre: Carlos Alcolea y Fernando Guarc.  Producción: David Ardid. Ayudante de producción: Fernando Guarc. Adaptación y ayudante de dirección: Sergio Plou. Dramaturgia y Dirección: Alfonso Pablo.