La poesía se volvió a dar cita en la Fnac, el sábado 30 de marzo, de la mano de  Transversores, la Asociación Aragonesa de Escritores. Allí estuvieron invitados tres poetas, Antón Castro, Manuel Forega y Ada Menéndez; además de contar con una actuación musical, del cantante Diego Meléndez, para amenizar a los asistentes a la lectura. El recital de poesía comenzaba a eso de las 19:30h con la actuación de Diego Meléndez que interpretó una canción de Joaquín Sabina. También actuaría en mitad del recital con dos canciones de su nuevo disco, que intentará sacar este año. Después, Fernando Sarriá daba paso a la lectura de poemas, presentando a los autores invitados. Comenzó con Manuel Forega, poeta, ensayista y traductor, que comentó el interés que le había despertado el arameo, a su paso por la Universidad Complutense. Como muestra, leyó la transcripción de un poema de esta lengua muerta, recalcando la idea de que la poesía en sus inicios era transmitida de forma oral. Presentó otras de sus obras siguiendo un recorrido cronológico y nos deleitó con la lectura de algunos de sus poemas. Mencionó su proyecto de poner música a uno de sus libros. Tras fallar la idea inicial, lo consiguió ayudado de una compositora turca. Finalizó recitando unos poemas resultado de una experiencia de enfermedad. Mencionó  célebre frase de Paul Valéry, "El dolor es música", acabando con su poema "Flor de Sangre". 

A continuación, Ada Menéndez, creadora de sueños, en su laboratorio de la zona del Gancho en la calle San Pablo, tras agradecer a la gente que le apoyó en sus comienzos en Zaragoza (algunos presentes en la sala), empezó su intervención con un poema del primer libro que publicó "El desvestir del pulgar". Luego seguiría con otros ya publicados para terminar con algunos todavía inéditos, que lleva idea de publicar a lo largo de este año. Su temática abarca tanto temas eróticos como otros más personales. 

Por último, Antón Castro, periodista de la sección de Cultura del Heraldo de Aragón y director del programa "Sin cobertura", de Aragón TV, entre otras colaboraciones, comenzó hablando de su trayectoria y cómo empezó a escribir sus poemas en gallego. De estos perdió tres poemarios. Posteriormente, hasta que no cumplió los 50, no publicó nada. Tras compartir la etapa de "sequía literaria" por la que estaba pasando en estos momentos, comentó su proyecto de escribir sobre el vino, leyó un poema dedicado a su madre, llamado "Amor de madre" y finalizó recitando parte de su último libro "El musgo del bosque" .

El público asistente quedó satisfecho tanto con los tres poetas invitados y su participación como con la actuación musical de esa tarde.

 

 

Texto e imágenes: Lucía Llana.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar