A las 20:00 horas de la tarde de ayer, sábado, 28 de septiembre, la banda zaragozana In Materia pisaba con fuerza el escenario del FIZ 2019. Lo hacían con poco público, al que convencieron canción tras canción y del cual se ganaron más de una ovación. Público que se fue sumando conforme avanzaba la actuación. El grupo ofrece una combinación de ritmos exigentes, ambientes abstractos y voces mercuriales; canciones antiépicas que recuerdan la posibilidad de componer temas pop con una gama variada de perspectivas.

Antes de marchar, mostraron su agradecimiento por estar tocando allí y se despedían hasta fiestas del Pilar. A ellos le seguían Las Odio; cuarteto madrileño formado por Ágata, Alicia, Paula y Sonsoles, quienes debutaban en 2017 con su primer disco, llamado “Futuras esposas”. Desde entonces han sido reclamadas para festivales de gran parte de la geografía española. Parten de influencias muy variadas y su resultado es sorprendente, simple y contundente; un guiño al postpunk y al pop de los 60’s a los 90’s y unas letras que muerden. Seguía habiendo escasez de público. 

El desfile de grupos de música independiente continuaba con el primer plato fuerte de la noche. El dúo de música electrónica Monarchy y Vetusta Morla fueron garantía de público asegurada en la venta de entradas. 

La noche todavía no acababa cuando Nunatak comenzaba a sonar con su folk épico. Sweet Drinkz & Yaguar Visual eran los encargados de poner punto y final al FIZ 2019, ya pasadas las 3:00 horas de la madrugada y con un total de 5.000 asistentes.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar