En 2 años un icono internacional y en 2 meses canta en casa. El 7 de diciembre en el WiZink Center de Madrid y el 10 de diciembre en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Estos son los dos últimos shows de su gira El mal querer. En menos de dos horas, entradas agotadas. Un revuelo que hizo a la artista confirmar el día 8 de diciembre otro concierto en Barcelona. Es el fenómeno Rosalía y estas son las claves para que lo entiendas todo, como decimos nos nosotros, pétalo a pétalo, y casi podríamos seguir el juego: la quieres, no la quieres, la quieres, no la quieres…Pero es que para amar a Rosalía no hace falta entenderla, porque ha contagiado el panorama español con su desgarradora voz y con una apuesta siempre arriesgada pero pegadiza. Es por ello que hablamos de fenómeno. Porque a veces no necesita explicación. Pero os ponemos en contexto:

Una trayectoria de omnipresencia con altura

Polifacética. A sus 26 años, ha sido portada de revistas, artista con billboards en Broadway, front row en desfiles de marcas de primera división, pero también con colecciones para marcas como Pull and Bear, tributos en festivales en cine, premios MTV y Grammys. Chica de película, y no de cualquiera, con su aparición en un film de Almodóvar en marzo de 2019. Imagen de YSL, Burberry, Louis Vuitton o Moschino (marca en la que vemos su influencia con su canción de fondo en un desfile con prendas de inspiración flamenca, en los que vimos hasta trajes de torero o guitarras). Ha pasado por festivales como el Coachella o el Primavera Sound y el Mad Cool en España, ha sido la primera artista española en conseguir un Grammy, pero consiguiendo dos. E incluso canta la cabecera de la tercera temporada de Paquita Salas o saca canciones inspiradas en la mediática Juego de Tronos como ’Me traicionaste’ o canciones en catalán.

Sí, Rosalía está en todas partes. Y todo esto en 2 años. Malamente podemos decir que no lo ha hecho (a pesar de que esta canción a la que hacemos referencia, le debe su nombre a “mala mente” por malos pensamientos). 

Su vida artística para muchos cambió en su actuación en el tablao Casa Patas en 2016 y desde ‘Los Ángeles’, su álbum de debut junto al guitarrista Raül Refree. ”Nosotros la empezamos a escuchar con ‘Catalina’ en 2017, le siguió su colaboración con C. Tangana en “Antes de morirme”, el 5 de junio afirmaba en el Primavera Sound que nunca había tocado delante de tanta gente junta, y en septiembre de 2017 vino su primera nominación a los Latin Grammys. El destello vino con ‘Brillo’, junto a J.Balvin por primera, pero no por última vez, en mayo de 2018. La catarsis: el 29 de mayo de 2018, con ‘Malamente’. Le siguió ‘Pienso en tu mira’, y en noviembre de 2018 su disco entero. Esta vez fueron ya 5 nominaciones en septiembre de 2018 para los Latin Grammys.  

Rosalía nació siendo arte, ha sido música y revolución y hoy en día es lo que viene siendo todo. 

Un disco que fue su trabajo de fin de grado

El crítico musical Jaime Altozano, dice una gran verdad negando todas las prejuicios: “Rosalía no es un producto de una gran empresa”. Va en contra de la idea de discografías creando artistas. Es el resultado de una Licenciatura en la Esmuc y una matrícula de honor en el grado de interpretación de cante flamenco por la Escuela Superior de Música de Cataluña. Diez años estudiando música que dio resultado a un disco que marcó un antes y un después y que tenía una intención “muy minimalista” según ella, “con la voz en primer plano”.

Y es que precisamente no podemos negar que Rosalía es voz. Es emoción al escuchar una voz tan potente, dulce y desgarradora a la vez. Fue un libro del siglo XVI lo que le trajo la inspiración: “Flamenca”, que cuenta la historia de una mujer enamorada de un hombre, que por celos, acaba aprisionándola. Una serie de canciones hiladas entre sí, con un nombre y un título de capítulo. Todas las canciones seguían un patrón rítmico. 

Pero no es solo su voz. En su disco aparecen miles de voces. Rossy di palma, Justin Timberlake (que aceptó tener el ritmo de Cry me a River en su capítulo Liturgia), Antón Álvarez, las Negras, Nani Cortés, Lin Cortés, Los Mellis, Pablo Díaz Reixa, Juan Mateo, Milagros, El Guincho, el Cor de l’Orfeò Català, Joan Albert Amargós y Laura Boschetti.

‘De aquí no sales’, de la cual casi no se habla, es la canción favorita de Rosalía. Una canción con motores, con una melodía tradicional, basada en ritmo de seguiriya. Es el capítulo con más violencia que viene expresado con los gritos de la artista.  

Imparable

Ya tuvo un momento en su vida en el que la vida le obligó a frenar. Tuvieron que operarla de las cuerdas vocales a los 17 años por forzar tanto, y sufrió dos años de rehabilitación. Pero vivaracha, con una sonrisa alegre y sincera, y con una energía desbordante, volvió con más fuerza y ahora sí que no la para nada ni nadie. 

¿Lo último? El vídeo de 'Con Altura' ha sido el más visto de 2019 de una artista femenina y ha ganado dos premios MTV VMA. Para la revista Time, la canción ‘Con Altura’, junto con J Balvin, es una de las canciones del año. 

Una artista que no ha necesitado highligther y que ha brillado más que nadie. Pese a todas las críticas del mundo calé. 

Y antes de morirse quiere el cielo, por eso sigue sin freno. Nominada de nuevo a los MTV EMA’s 2019 aspirando a cuatro galardones, desveló hace poco que su próximo disco está cerca, además de su colaboración con la también estrella Billie Eilish y, posiblemente otro tema con la cantante y productora venezolana Arca. 

Su estilo: aute couture made in Spain

Caché internacional sin olvidar su tierra. Un estilo rompedor que cuestionaría los límites de la moda. Mirada de ojos pardos, una elegancia versionada, como su música, con deportivas de plataforma y no tacones, su estilo ha sido también un referente, y no va por otro lado. No podemos hablar de Rosalía sin hablar de diseño. Y de diseñadores por supuesto. Diseñadores jóvenes, diseñadores vanguardistas, revolucionarios. La diseñadora María Escoté la viste en ‘Malamente’, Palomo Spain el vestuario para su gira, y también leemos Dominico en sus etiquetas. Marca España, mezclada con Moschino, YSL, Louis Vuitton y el resto del elenco. Con uñas de gel y vestida de chandal o de Versace al día siguiente, así es Rosalía. 

Sus coreografías, aka (para muchos) la Beyoncé flamenca

Un espectáculo, coreografías que han sido una revolución y que han dado su resultado con mucha repercusión, premios…  Videos que han dado de qué hablar, como uno de los que más rompió: ‘Malamente’, ambientado con polígonos industriales, toros y camiones se unen para ser los elementos visuales que hacen referencia a la juventud de Rosalía. 

Rosalía se convirtió en julio en la cantante española más escuchada nivel mundial en Spotify, pero Youtube ha significado mucho en su carrera. 

Alabanzas, revolución y críticas: Flamen & Co.

Fusionando flamenco, música urbana, estilo R&B y ritmos de electrónica. Este crisol de estilos predefinido en una música con riesgo es Rosalía, una ecuación de mestizaje que resulta en éxito. Y es que son canciones pegadizas, originales y rompedoras, con ritmo. Y hay que decirlo: sus composiciones y letras son complejas y con gran trasfondo, un gran significado y un trabajo musical nada superfluo.

Bulerías, palmas (uno de los elementos que más le gusta del flamenco, según cuenta siempre), canciones pop inspiradas en bulerías por soleá (cuartetas octosílabas)…, pero con autotune. ¿Flamenco con autotune? No porque no le guste su voz limpia, ya que muchas veces la escuchamos así, sino porque según explica en su cuenta de Instagram, le gusta usarlo para investigar más allá, para conseguir efectos que no se podrían conseguir de otra manera, y clama un no tener prejuicios contra él, ya que se consiguen texturas que requieren una técnica, no fácil de utilizar.

Sin embargo, evita la guitarra flamenca o española, sustituyéndola por armonías vocales por inspiración con la música africana o antigua, de la cual se declara completa seguidora. Más inspiración de coplas y flamenco, de los tangos de Vallejo, que han envuelto los años de formación musical de Rosalía Vila, y de cante jondo. 

Pero niega el símil del trap con sus canciones como ‘Malamente’. Continuamente escuchamos lo que en verdad son “jaleos” del flamenco y que seguidos de esos “trá, trá” hacen que la mayor parte del público se le atribuya a este nuevo género (a pesar de que esas monosílabas repetidas según ella vienen de inspiración hawaiana con su “prá, prá”).

Criticada a la vez que alabada. La etnia gitana se le echó encima por apropiación cultural. En una entrevista para El Mundo, Rosalía dejó bien claro que "la música no tiene nada que ver con la sangre ni con lo territorial. Nunca. He estudiado flamenco durante años, lo respeto más que nada y conozco sus orígenes. Sé que proviene de la mezcla de etnias, que es una fusión de sonido gitano, negro, hebreo, árabe, español... El flamenco no es propiedad de los gitanos. No es propiedad de nadie, de hecho. Y no pasa nada por experimentar con él". Así reivindicó y luchó por su derecho y poder de hacer flamenco. Una muestra clara de que uno no tiene por qué conformarse con lo que se le es dado, sino que hay que luchar por lo que quieres ser. 

Camarón también fue en su día el referente del nuevo flamenco con su disco ‘La leyenda del tiempo’, hoy lo es Rosalía.

Pero no se sacó el flamenco de la manga. Su pueblo es considerado núcleo mestizo de migración andaluza aun estando en Cataluña, una comunidad cuna de otros artistas como Miguel Poveda o Carmen Amaya. Aprendió del cantaor José Miguel Cerro, un referente en el flamenco catalán, aka el Chiqui de la Línea. Y hoy en día va de Jesús Bola, artista que trabajaba normalmente con Camarón, a James Blake.

Y deberíamos sentirnos orgullosos porque pocos estilos musicales tradicionales han roto tanto las fronteras y se han adquirido ese privilegio internacional. 

Para muchos seguidores, como una fiel defensora de Rosalía que nos confiesa que desde pequeña en su casa de Sevilla se ha escuchado flamenco y es muy importante, nos dice: ““es una catalana que habla sin acento andaluz, pero canta con él, sobre todo en el corazón y en la pasión” y que agradece que debido a ella se ha acercado el flamenco. “El hecho de que Rosalía haya aparecido en el panorama musical me parece un regalo, porque aunque no considero que Rosalía haga flamenco como tal -y ella en ningún momento ha dicho que lo hiciera- ha cogido muchos elementos clásicos del flamenco como la semántica y los palos. Y ha hecho que mucha gente que desconocía el flamenco se acerque a él, y su fusión hace que el flamenco no muera”.

Se habla de Rosalía. Día sí y día también. Y si preguntamos, la respuesta que nos envuelve es: “nunca una artista me había sorprendido tanto”.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar