El Centro de Historias de Zaragoza reabrió sus puertas al público el pasado viernes, 5 de junio, tras haber seguido las recomendaciones estipuladas por las autoridades sanitarias y aplicado las medidas para la reducción de riesgos higiénico-sanitarios frente al COVID-19. Las condiciones de apertura de los museos, conforme al Plan para la transición hacia una nueva normalidad aprobado por el gobierno de la nación, incluyen medidas a las que se están adaptando las instalaciones de los museos municipales para evitar el contagio y ofrecer la mayor seguridad posible. En este sentido la vicealcaldesa y consejera de Cultura y Proyección Exterior, Sara Fernández, ha declarado en distintas ocasiones que “es prioritario la seguridad tanto de los trabajadores como de los ciudadanos desde el primer momento y lo va a seguir siendo durante las fases de desescalada”.

En el espacio Cripta del Centro se inaugura la exposición titulada “Cosas de mi cabeza”, una muestra del trabajo pictórico realizado por las personas que participan en el taller Andar de Nones, un proyecto que pretende facilitar a jóvenes con diversidad psíquica el desarrollo

de procesos creativos que permitan aflorar su talento artístico. La muestra, promovida por la asociación TEAdir-Aragón y que podrá verse hasta el 27 de septiembre, se centra en una intervención colectiva realizada en las paredes del Espacio Cripta del Centro de Historias, donde el retrato es protagonista en todas sus formas y representaciones. La intervención se acompaña de una selección de obras, elegidas por el grupo, que se realizaron en las sesiones del taller de Harinera ZGZ con el acompañamiento de Gejo de Sinope y Cristina Laborda. Formas, líneas, colores, sombras y personajes, cosas que surgen a borbotones de la cabeza y se materializan en pinturas que permiten adentrarnos en los universos personales de Ana Morós de la Fuente, Borja Bolea Delgado, Carlos Gutierrez Ibañes, Fernando del Val, Javier García Roco, Luis Arceiz Gonzalo, Manuel Cereza Turmo, María Pilar Rey Martín, Martín Giménez Laborda, Nuria Asenjo Larrosa, Sandra Buisan García, Silvia Roche Pastora y Yahdih Brahim Abdala.

El Centro de Historias, como el resto de museos y salas municipales que se irán reabriendo de manera escalonada y cumpliendo las medidas implantadas, acogerá a un tercio de su aforo y respetando la distancia mínima de seguridad. No se permite la realización de actividades culturales ni didácticas y están inhabilitados los elementos diseñados para un uso
táctil, las audioguías y los folletos u otro material análogo. Igualmente, se ha instalado señalética para ordenar las entradas (por la Plaza San Agustín) y salidas (por el Claustro) y los recorridos dentro de las instalaciones. Se han colocado en el suelo vinilos u otros elementos similares para marcar el distanciamiento social en zonas de acceso y espera. En lo que respecta a las medidas preventivas higiénico-sanitarias para el público, se han dispuesto en las entradas a los museos de geles hidroalcohólicos o desinfectantes, se han instalado mamparas o elementos de protección similar en aquellos puntos tales como taquillas o mostradores de información que impliquen un contacto directo entre trabajadores y visitantes, y es obligatorio el uso de mascarillas.

El Centro de Historias reabre con su horario habitual: de martes a sábado de 10,00 a 14,00 horas y de 17,00 a 21,00 horas; domingos y festivos de 10,00 a 14,30 horas, y lunes cerrado. Destacar también que el Centro de Historias, así como los museos y salas de exposiciones municipales, forman parte del proyecto emprendido por el Ayuntamiento de Zaragoza para la obtención del certificado de AENOR de buenas prácticas en la gestión de riesgos frente al COVID-19.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar